Ir al contenido principal

El firme llamado a congregarnos

Lado a Lado


“Las ancianas... maestras del bien;  que enseñen a las mujeres jóvenes...”

Tito 2: 3- 4i

En la carta que Pablo le escribe a Tito, quien lideraba en la isla de Creta, podemos ver que era necesario examinar ciertos aspectos para el bien de la iglesia y el testimonio de Dios hacia los incrédulos. Una de las instrucciones que Pablo le imparte a Tito se encuentra en Tito 2, versículos 3b y 4: Que enseñen lo bueno, para que puedan instruir a las jóvenesii ¿Quiénes debían hacer esto? “las ancianas” (Tito 2:3). Es revelador ver que Dios tiene una función específica para cada persona dentro de su cuerpo, que es la iglesia. En la sociedad que vivimos se puede llegar a pensar que las personas maduras, que ya criaron hijos, son un estorbo para la familia, para la economía, y que ya no “sirven”; sin embargo, Dios dice completamente lo contrario. Existe un lugar para ellos y sería valioso que pensemos en esto con la seriedad que la Palabra del Señor se merece. Pablo le dijo a Tito con claridad y con la autoridad dada por Dios, que es trascendental para una iglesia saludable que las mujeres maduras y temerosas de Dios entrenen a las más jóvenes a ser mujeres piadosas. Y de manera indirecta podemos decir que las más jóvenes tenemos que tener como modelos mujeres maduras en nuestra iglesia que ya hayan criado hijos y estén en el tramo final de su carrera de fe.

Para empezar, es importante resaltar que esta función dada a las ancianas mujeres maduras espiritualmente proviene de un deseo de Dios. Él les dice que vivan piadosamente (v. 3) y así enseñen a las más jóvenes todo aquello que tiene que ver con honrar al Señor en el rol que la mujer tiene dentro de la iglesia. Pablo las describe como "maestras del bien"; ¿qué bien?, aquello que se menciona en los versículos 4 y 5. Se presume que estas mujeres ya están en una edad en la que sus hijos fueron criados y su relación con Dios ha madurado; la idea no es que se "jubilan" de su deber en la iglesia, sino que este cambia. Pasan de enseñarles principios bíblicos a sus hijos a involucrarse en la vida de jovencitas que están siendo bombardeadas en la universidad con ideas feministas en contra de Dios, con hermanas que están siendo engañadas pensando que su carrera es su identidad, con esposas recién casadas que caen en la cuenta de que el mayor problema en la relación con su esposo es el pecado de ellas y con mamás de bebés pequeños que, agobiadas, piensan que esta etapa no se va a terminar nunca. En resumen, Dios desea que las ancianas se acerquen a estas mujeres más jóvenes, con un café o mate de por medio, para entrenarlas a pensar bíblicamente en cada circunstancia. Ellas se suponen que ya lo vivieron o que tienen la experiencia de saber qué es después de todo verdaderamente lo importante.

En segundo lugar, es interesante notar en el pasaje antes mencionado a quién se dirige Pablo. El grupo que colaboraría primeramente en el crecimiento de la iglesia en Creta serían los hermanos y hermanas maduros y experimentados en el caminar con Dios. El pastor John MacArthur dice: “Alguien que haya caminado por un largo tiempo el camino de la justicia es un tesoro, un tesoro de sabiduría, un tesoro de experiencia y un tesoro de conocimiento, un cristiano triunfante que ha peleado la batalla una y otra y otra vez y ha sido victorioso; quién ha experimentado todo lo que un joven espera vivir, se convierte en un gran tesoro para la iglesia.iii […] Ellos traen experiencia espiritual, fuerza espiritual, resistencia espiritual y sabiduría espiritual a todos nosotros. Y si en los años que siguen la iglesia tiene abundancia de estas personas, ¡qué fuente de bendición!, pero sólo si ellos caminan en rectitud.”iv

Tal vez seas una de nuestras hermanas que ya criaste a tus hijos o estás jubilada y, al ser expuesta a la Biblia, te das cuenta de que necesitas perdón del Señor porque no has estado cultivando tu piedad para ser de ejemplo e influenciar a las jovencitas. No creas que todo está perdido. Ve a Dios de rodillas, pídele perdón y comienza hoy a vivir una vida que lleve a otras a anhelar honrar al Señor con todas sus fuerzas. Y lo mismo para nosotras que estamos en la juventud, o etapa de pocos años de casadas, hijos pequeños e inexpertas en la vida, ¿busco ayuda espiritual en hermanas que son piadosas y ya pasaron por esto? ¿O voy y busco un artículo que me diga qué hacer? No es malo, pero Dios tiene otro plan para la iglesia. Él quiere que aprendamos de aquellas mujeres que han caminado un trecho mucho más largo de Su mano y puedan guiarnos a hacerlo nosotras también. 

 En tercer lugar, me gustaría que pensemos en formas prácticas para poder cumplir el rol que Dios nos dio en el cuerpo -más en este tiempo particular en el que no podemos reunirnos. Una forma puede ser teniendo un recetario de platos fáciles, nutritivos y que te han sido prácticos a lo largo de tu vida. Podés ir compartiendo por algún medio tus consejos e ideas. Más de una vamos a estar agradecidas. Tal vez, podés contactarte de alguna forma con jóvenes solteras y preguntarles si necesitan ayuda con algo, o si tienen algún motivo de oración. Hay muchas maneras. Pidamos sabiduría al Señor para que nos dé el impulso y las ideas para animar y ayudar a otras en su caminar con Dios.

Para concluir, nuestra naturaleza y el mundo nos quieren engañar diciendo que Dios, “machista y abusivo”, rebaja y limita a las mujeres. Podemos ver que la Biblia dice todo lo contrario. Las mujeres maduras tienen la posibilidad crucial de influenciar para la piedad futuras generaciones, exaltar la Palabra de Dios, mantener el bienestar de la iglesia y poner en alto las buenas nuevas de salvación.

En lo personal, pensar en esto me llevó a pedir perdón a Dios por las veces que no busqué ayuda en estas mujeres dentro de nuestra iglesia. También me llevó a orar por ellas, para que no se vean engañadas en pensar que ya no "sirven" para la iglesia, sino que Él las lleve a buscar con fervor el ponerse al lado de una jovencita que necesita guía y puedo decir que precisamos mucha. ¿No es maravilloso poder contribuir al cuerpo de esta forma?  Y por sobre todas las cosas, obedeciendo a Dios en esto estamos siendo beneficiadas y bendecidas.

 

Escrito por María Paz Peluffo




i  Versión Reina Valera 1960

ii Versión La Biblia de Las Américas


Comentarios

  1. Hermosa enseñanza. Bendiciones hnas

    ResponderEliminar
  2. Amén por su Palabra ser usadas por el Señor es solo por Su Gracia !!!
    Gracias Paz .

    ResponderEliminar
  3. Gracias por los consejos para buscar ayuda en cada etapa que como mujeres vivimos y necesitamos de ánimo y guía cuando nos sentimos desbordadas o desorientadas.. Una bendición también pensar en el testimonio de las mujeres que pasaron etapas y caminaron con Dios buscando su ayuda y gloria.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nos alegra que haya sido de bendición. ¡Damos gracias al Señor por esto!

      Eliminar

Publicar un comentario